Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

Practica doga con tu mascota en cuarentena - No lo Dejes al Azar

Practica Doga en casa

Cómo practicar “doga” o yoga con tu perro durante tus días en casa

Tu perro puede ser tu mejor aliado a la hora de practicar deporte durante los días que permanezcas en casa. Te damos algunas alternativas para pasar este tiempo de la manera más saludable y en compañía de tu mejor amigo.

¿Qué es el doga?

El “doga” o dicho en otras palabras, el yoga para perros, es una práctica cada vez más extendida que consiste en practicar yoga acompañado de tu perro e interactuando con él.  La práctica de yoga aúna el equilibrio entre cuerpo y mente. No es necesario que las personas veamos modificadas, alterados nuestros ejercicios de respiración o movimientos al estar acompañados de nuestra mascota, sino que cada practicante, sea perro o persona, se adapte a su nivel y su capacidad.

Clases de doga
Practicar doga en casa

Las sesiones de doga otorgan muchos beneficios para las personas y los animales. Por ejemplo, el fomento de la relajación, el contacto físico y el vínculo emocional entre las mascotas y sus familias. Además, disminuye ciertos síntomas como la depresión, la ansiedad, el estrés, las fobias o la hiperactividad. No es una actividad recomendable para perros lesionados o en fase de recuperación, puesto que podría ser contraproducente.

¿Cómo puedo empezar a practicar doga con mi perro?

¡Es muy fácil! Sólo necesitas tener la motivación y tener una mascota que siga tu iniciativa. Búscate un lugar tranquilo dentro de casa, sin muchos estímulos para tu perro, ambiéntalo con música relajante y hazte con una esterilla para acolchar la superficie. Así que… ¡apaga el móvil! Disfruta de un rato de desconexión, sin llamadas, sin sobresaltos, ese momento es tuyo y de tu perro. Pat Educadora Canina es profesora de doga y en su web disfrutarás de sesiones guiadas para ti y tu mascota.

Para que tu perro sienta interés por la actividad, hay que hacérsela atractiva desde la primera impresión. Para conseguirlo es importante invitarle a venir, sin obligarle, a que se siente con nosotros y se relaje.

Esto lo puedes llevar a cabo acariciándole un poco el lomo o las patas, después de haber buscado una postura cómoda para ambos. El ambiente silencioso o relajado será tu aliado en ese momento. Te ayudará a conseguir mejores resultados y posteriores beneficios del yoga en el cuerpo de tu mascota y en el tuyo. No olvides que puedes ayudarte de algunos ejercicios de relajación típicos para tu perro como el de acariciarle sobre una manta

Estiramiento doga
Ejercicios de doga en casa

Crea tu propia rutina de ejercicio en casa con tu perro

Las asanas son las posturas que se practican durante las sesiones de yoga.  En el caso del doga, tanto tu perro como tú las practicaréis.

No olvides cuáles son tus límites y respétalos, así evitarás posibles lesiones, además, una postura forzada no te aportará ningún beneficio.  Debes ir encontrando los ejercicios de yoga que mejor se adapten a tu cuerpo, sin olvidar que has de empezar con posturas sencillas para que tu mascota las siga y replique tus movimientos. Una o dos posturas serán suficientes para empezar. Poco a poco ve subiendo la intensidad de las mismas y monitoriza cómo se comporta tu perro frente a ellas. Si ves que tu perro se compenetra bien contigo, es buena señal. Estará disfrutando de los beneficios que puede aportarle esta actividad y aprovechando el tiempo contigo.

Por supuesto, la parte que más le gustará a tu perro es el momento de los masajes. El contacto físico con ellos le aportarán una sensación de bienestar que le ayudará a relajarse y mejorar su tono muscular.

Para finalizar, canta tres “oms” con las palmas de las manos pegadas al pecho. Si ves que al final de la sesión tu perro se ha dormido, ¡excelente! La sesión ha dado sus frutos.

Debes tener en cuenta que no todas las posturas son aptas para todos los perros. Debemos comprender que no es lo mismo practicar doga con un can pequeño que con uno grande. Intenta adaptar tu rutina al tamaño de tu perro.

Dicho esto, ya solo queda disfrutar de este momento de conexión entre tu mascota y tú, solo es necesaria la motivación para hacerlo, piensa que podrá ser vuestro mejor momento de conexión diaria, para que siga siendo, ¡tu mejor amigo!

Doga: yoga para humanos y perros