Planifica tu viaje con tu mascota

En estos meses de verano, llevarse a la mascota de vacaciones es algo muy frecuente. Ya sea a un apartamento, camping u hotel que admitan mascotas, debéis organizar bien vuestro viaje antes de partir. Si quieres que te acompañe en tus días de relax, sigue estos consejos.

Qué hacer antes de irte de vacaciones con tu perro o gato

Antes de irte de vacaciones, haz una visita al veterinario.

Te responderá a las preguntas que te puedan surgir sobre el riesgo de que tu mascota pueda contraer alguna enfermedad en la región o país al que viajéis e informarte de las vacunas previas que son necesarias.

Para evitar riesgos, no dejes que tu mascota se relacione con animales callejeros en vuestro destino. A veces las enfermedades se manifiestan pasados unos días y podrías volver a casa pensando que tu mascota está sana y llevarte una desagradable sorpresa.

¡Ojo con la comida!

Un cambio de alimentación es una causa de estrés adicional para muchas mascotas y probablemente, le produzca problemas gastrointestinales, sobre todo si se incluyen nuevos alimentos en su dieta que no ha probado antes.

Para evitarlo, continúa proporcionándole su comida habitual, bien llevándotela como parte de tu equipaje o asegurándote que podrás comprarla allí cuando lleguéis. Si esto no es posible, intenta llevarte su pienso para los primeros días y así poder irle cambiando poco a poco al nuevo. No olvides preguntarle a tu veterinario cuál es la mejor forma de mantener su alimentación fuera de casa.

Cuando viajes a países más cálidos, tu mascota experimentará una disminución del apetito, pero no es motivo de preocupación porque probablemente se deba al calor. Si notas que baja de peso, deberás ir a un veterinario de la zona para descartar que pueda deberse a otros motivos y poner una solución.

Protege a tu mascota del calor

Las mascotas no tienen la misma tolerancia al calor que nosotros. Reduce las actividades durante las horas calurosas del día y procura que tu mascota tenga un lugar fresco a la sombra. También lleva contigo agua suficiente para mantenerle hidratado.

Si planificas una larga caminata por la playa, lleva agua limpia y fresca, no permitas que beba agua del mar. Ten en cuenta sus hábitos de limpieza. Después de un largo día de baños en el mar, dale una ducha con agua fresca para que pueda limpiarse como de costumbre y mantener su pelo sano.