Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

PROCESO DE SOCIALIZACIÓN DE LOS GATOS - No lo dejes al azar

PROCESO DE SOCIALIZACIÓN DE LOS GATOS

Proceso de socialización de los gatos

La socialización de los gatos

¿Alguna vez te has preguntado por qué hay gatos que se comportan de forma aduada en un entorno y otros de forma irrazonablemente asustadiza? Muchas personas lo atribuyen a la personalidad del gato, pero la respuesta puede estar en la forma en la que se ha socializado el gato.

La socialización del gato es el proceso a través del cual les preparamos para poder interactuar con otros animales y personas. Cuando esto ocurre, el gato es confiado, animado, amigable y se muestra seguro; un gato que no lo ha hecho puede ser tímido, temeroso o incluso agresivo.

Un gato sociable es un gato feliz. Este proceso de interacción no solo es esencial para tu gato y para ti, sino también para cualquier otra persona con la que tu gato pueda interaccionar. Por suerte, cómo socializar a un gato no es un misterio.

Inicio proceso socialización gatos

Para obtener mejores resultados, comienza el proceso de socialización cuanto antes

 

Es importante que los gatos comiencen su proceso de socialización lo antes posible. Los gatitos comienzan a aprender cómo comportarse de adultos al observar a su madre. Con ella aprenden a controlar los mordiscos o el uso de sus garras jugando con sus hermanos en la camada. Pero esto no les enseña cómo deben comportarse con un humano ni cómo acostumbrarse a sus sonidos, olores y formas, esta es la parte en la que entras tú.

Los gatitos de entre 3 y 9 semanas de edad son muy receptivos a las nuevas experiencias, no les importa ser manejados y están abiertos a nuevos sonidos y olores. Este llamado «período de sensibilidad» a menudo se extiende hasta 16 semanas, pero, aunque más complicado, también es posible socializar a los gatos mayores.

Los gatitos generalmente comienzan a destetarse a partir de las 4 semanas de edad, y el destete puede prolongarse hasta las 8 y 10 semanas de edad. En este punto, están listos para dejar la camada y comenzar a recibir señales de su nueva familia adoptiva. Entre 3 y 16 semanas de edad se encuentran en un período único para aprender habilidades y comportamientos. Es justo el momento para enseñarle cosas nuevas como acostumbrarle a viajar en transportin o pasar tiempo con diferentes personas para adaptarse al trato con humanos.

 

Trata a tu gato con cuidado para socializar antes
Socialización entre perros y gatos

Trátalo con ciudado

 

Cuanto antes se acostumbre a las personas mejor, menos miedo sentirá ante ellos. Mantén tu voz baja y tranquila y tu tacto suave y gentil. Es mejor empezar acariciando sólo la cabeza y la espalda, y cuando se sienta cómodo, cogerlo suavemente. Repite el proceso varias veces al día. Ofrécele un regalo cada vez como recompensa por su buen comportamiento. Si tu gato se vuelve agresivo, detente y déjale algo de espacio y tiempo antes de intentarlo de nuevo.

Aumenta gradualmente la duración del contacto, así como el nivel de interacción. De esta forma, el gato se sentirá más cómodo cuando vayas al veterinario o recibas visitas en casa.

 

Acostúmbrale al transportín

 

Uno de los puntos fundamentales es ayudarle a sentirse cómodo en su transportin. Esto permitirá que los viajes, incluso la visita al veterinario, sean más agradables para él y para toda tu familia. Antes de que acceda al transportin, introduce una toalla, algunos de sus juguetes favoritos y premios. Además para hacer el viaje más placentero a tu nuevo gatito, introduce una toalla en el interior del transportín. Una vez que esté dentro, asegúrate de que está cómodo y tiene a la vista sus golosinas.

Mientras pruebas en casa, no cierres la puerta del transportín; solo deja que tu gatito explore. Repite esto diariamente. Cuando notes que puede pasar horas dentro de su transportin sin quejarse, cierra la puerta durante unos segundos y dale una recompensa cuando la abras de nuevo. Por último, prueba a dar un paseo en coche con tu gato en el transportin para comprobar que lo has conseguido.

Acostúmbrale al transportín
Comprométete con su socialización

Se positivo y paciente

 

Algunos gatos necesitan más tiempo que otros, así que mantente positivo hasta que tu gato comience a confiar en ti. No abandones en ningún momento el proceso de socialización hasta que se sienta cómodo y recompénsalo con elogios y premios. Nunca grites o reprendas a tu gato por un comportamiento antisocial, simplemente di «NO» y aléjate.

La buena noticia es que no es difícil socializar a un gato, sólo debes comprometerte a practicarlo a diario. Recuerda, lo importante es no perder la paciencia a lo largo de este trayecto.

 

Si sientes que tu gato no acaba de socializar con los de su especie o con las personas, lo aconsejable es que acudas a tu veterinario para conocer los motivos.