Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

Cómo prevenir la obesidad canina | No lo Dejes al Azar

PREVENCIÓN OBESIDAD CANINA

Obesidad canina

¿Cómo mantener a raya el peso de tu perro? Prevención de la obesidad canina

 

De los problemas que afectan a nuestros perros a nivel nutricional, sin duda el sobrepeso es el más común. ¿Y cuándo podemos considerar que un perro tiene obesidad? Pésalo: si tu perro se encuentra entre un 10 y un 15% por encima de su peso ideal, puedes empezar a sospechar que sufre de sobrepeso.

 

Para prevenir la obesidad es clave conocer cuáles son las causas y factores que influyen en su desarrollo. Está en tus manos que tu perro crezca sano, fuerte y dentro de su peso recomendado. ¡Así que toma nota de todo lo que te contamos a continuación!

 

Índice de contenidos:

 

  1. Factores que provocan la obesidad en perros
  2. ¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad en perros?
  3. Medidas de prevención frente a la obesidad canina
Factores obesidad canina
Obesidad en perros

1. Factores que provocan la obesidad canina

 

Un perro puede desarrollar sobrepeso por múltiples causas. Es muy importante que como propietario estés al tanto de los factores que influyen en el desarrollo de esta enfermedad de cara a definir unas pautas de prevención adecuadas.

 

Ten en cuenta que los factores que explicamos a continuación no están directamente relacionados unos con otros. No obstante, pueden darse varios de ellos al mismo tiempo:

  1. Factores genéticos. Razas como el Labrador Retriever, el Teckel, el Cocker, el Basset Hound o el Beagle son más propensas a desarrollar sobrepeso.
  2. Esterilización. Tanto los machos como las hembras castrados tienen hasta el doble de posibilidades de padecer obesidad. ¿A qué se debe esto?
    • Falta de control de la alimentación tras la operación.
    • Mantenimiento de la misma cantidad de alimento. Debemos tener en cuenta que un animal castrado requiere hasta un 25% menos de alimento que un animal no esterilizado para mantener el mismo estado corporal. Consulta a tu veterinario y ajusta la dosis de alimento recomendada.
    • Disminución de la actividad física. El control de las hormonas sexuales reduce el interés por las salidas al exterior y la búsqueda de interacción sexual.
    • Desajustes hormonales. La supresión de hormonas sexuales favorece el aumento del consumo de alimento.
Factores genéticos obesidad en perros
Alimentación canina

3.  Alimentación inadecuada. La aparición de la obesidad está directamente relacionada con los hábitos alimenticios de nuestras mascotas. Los errores más comunes en la alimentación del perro son:

  • Exceso de consumo.
  • Los alimentos caseros pueden ser inadecuados para la edad o el estado físico del animal y porque pueden presentar un contenido excesivamente alto de grasa o una escasa calidad nutricional.
  • Exceso de premios.

4. Insuficiente actividad física.

2.    ¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad en perros?

 

El sobrepeso en los perros altera el funcionamiento de su organismo y da pie a la aparición de otras enfermedades.  Las consecuencias más frecuentes de la obesidad canina son:

  • Aumento de enfermedades y alteraciones articulares.
  • Alteraciones endocrinas.
  • Problemas y patologías cardiovasculares (insuficiencia cardíaca, aumento de la tensión arterial, etc.)
  • Mayor predisposición a la aparición de neoplasias.
  • Predisposición a diabetes.
Consecuencias de la obesidad canina
Problemas dermatológicos obesidad canina
  • Disminución de tolerancia al calor, dificultades respiratorias, etc.
  • Aumento de los problemas dermatológicos.
  • Disminución de la capacidad inmunológica.

 

 

¿Qué es lo mejor que podemos hacer cuando tenemos la certeza de que existe un problema obesidad real?  Sigue leyendo…

3. Medidas de prevención frente a la obesidad canina

El control de la alimentación, la realización de ejercicio acorde a las necesidades del perro, así como el seguimiento de la situación son las principales medidas que nos permitirán prevenir el sobrepeso en nuestras mascotas o combatirlo, en caso de que ya lo estén padeciendo. Veámoslas una a una en detalle:

Prevención obesidad canina
Control alimentación canina

Control de la alimentación

 

Para combatir la obesidad es fundamental establecer unas pautas de alimentación equilibradas. Elegir el alimento que vamos a proporcionar a nuestros amigos peludos no es una decisión que debamos tomar a la ligera. Consulta a tu veterinario, él te recomendará el alimento que se ajuste a las características del perro (edad, estado de salud y nivel de actividad), elaborado con ingredientes de calidad y que le garantice el aporte nutricional necesario.

No sólo es importante la elección del alimento en sí, igual de importante es la manera en que lo racionamos. Ajusta la cantidad de alimento al estado físico del perro, teniendo en cuenta la ración indicada por el fabricante. Ni más ni menos.

 

Nunca mezcles distintos tipos de alimento ni le proporciones comida casera. Esto podría desequilibrar las características del alimento original.

Alimentación perros
Actividad física

Nivel de actividad adecuada

 

Practicar ejercicio es clave para asegurar el gasto energético de nuestras mascotas, para controlar el balance calórico entre entrada y consumo y en definitiva, para evitar la acumulación de grasa que conduce al desarrollo de la obesidad.

 

¡Pero no todo vale! Debemos adecuar la duración y frecuencia de los paseos y demás formas de ejercicio a las características de nuestras mascotas. Por buscar una pérdida de peso inmediata no debemos forzar nunca las capacidades de nuestras mascotas. Sé prudente, el sobreesfuerzo podría dar lugar a graves problemas. En caso de duda, acude a tu veterinario.

Seguimiento de la situación

 

Si no llevamos a cabo un control de la evolución del peso de nuestras mascotas, todos nuestros esfuerzos serán en vano. Este control siempre lo realizaremos de manera rutinaria y bajo la supervisión y prescripción del veterinario.

 

Lo más adecuado es realizar un control cada 15 días al principio del plan y una vez al mes a partir del momento en el que empezamos a ver resultados. Estos controles nos permiten realizar los cambios, de rutinas después de estos controles, que sean necesarios según la evolución del animal en concreto. Cada perro es un mundo y evoluciona según sus características fisiológicas. Si aplicamos tratamientos universales, podríamos no alcanzar los resultados deseados.

 

Seguimiento de la situación
Perro con obesidad canina

En la mayoría de las ocasiones, si seguimos el tratamiento recomendado por el profesional veterinario, el problema puede solucionarse a seis/doce meses vista dependiendo del desencadenante de la enfermedad.

 

¡Pero no todo vale! Debemos adecuar la duración y frecuencia de los paseos y demás formas de ejercicio a las características de nuestras mascotas. Por buscar una pérdida de peso inmediata no debemos forzar nunca las capacidades de nuestras mascotas. Sé prudente, el sobreesfuerzo podría dar lugar a graves problemas. En caso de duda, acude a tu veterinario.