Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

SOS, ¡Mi gato vomita! Causas que producen vómito en gatos

SOS, ¡Mi gato vomita!

gatos vomitos

SOS, ¡Mi gato vomita!

 

El vómito es la eyección violenta del contenido digestivo al exterior del organismo a través del esófago y la boca. Puede asociarse a patologías digestivas, renales, hepáticas, pancreáticas…

Se trata de uno de los síntomas más frecuentes en la vida de una mascota. Cuando aparece, debemos plantearnos que puede existir algo más que un problema de bolas de pelo.  Los vómitos de un gato pueden ser reflejo de enfermedades “extra digestivas”, por lo que el veterinario debe realizar todas las pruebas oportunas para llegar a un diagnóstico exacto.

Para tener claro el origen del vómito de un gato también es muy importante que el veterinario realice las preguntas adecuadas al propietario:

Contenido del vómito de un gato:

 

  • Te preguntará cuánto tiempo ha pasado desde que comió el alimento, así como si el alimento estaba entero o digerido cuando lo vomitó.
  • También te preguntará si hay presencia de moco. Si la hay, debes saber que puede proceder de saliva o de estómago.
  • Si detectas presencia de hierba en el vómito debes decírselo al veterinario. La aparición de hierba suele deberse a patologías gástricas o duodenales.
  • También coméntale si detectas presencia de bilis. Al igual que en los vómitos de las personas, la presencia de esta sustancia es habitual en problemas intestinales de origen inflamatorio, en casos de baja motilidad gástrica, pancreatitis y obstrucciones intestinales.
  • La sangre, si aparece en pequeñas cantidades, muchas veces es poco significativo. Puede proceder de los esfuerzos del vomito causados en el esófago o la faringe. La presencia de sangre digerida nos indica la posible lesión de la mucosa gástrica con úlceras y/o erosiones por diferentes causas (cuerpos extraños, insuficiencia renal o hepática, gastritis hemorrágica, neoplasias…).
  • El olor fecal o la presencia de heces en el vómito (vómito fecaloideo) es indicativo de obstrucción intestinal.
gato vomita

Relación con la alimentación:

 

  • Gastritis aguda o crónica: Cuando después de comer o antes de la media hora posterior, el gato vomita.
  • Si el gato vomita con alimentos tras 7 horas después de la ingesta, indica obstrucción en píloro o baja motilidad gástrica.
  • Si por la mañana temprano el gato vomita con el estómago vacío, ten en cuenta que suele deberse a reflujo biliar en periodos de ayuno prolongado.

Debemos tener presente que lo comentado puede sufrir variaciones dependiendo de la patología, del animal, del tipo de rutinas alimentarias… Por lo que insistimos en la importancia de un diagnóstico por parte del profesional, con la ayuda del dueño en la información y con la realización de las pruebas diagnósticas oportunas.

Y antes de terminar, algo muy importante: Es imprescindible diferenciar el vómito de la regurgitación:

La regurgitación es el reflujo de comida no digerida a través del esófago y la boca. Suele relacionarse con problemas esofágicos (mega-esófago, diversas patologías esofágicas…) o con conductas innatas de ciertos animales que utilizan la regurgitación como una forma de alimentar a sus crías.

Es el reflujo pasivo del alimento ingerido, y generalmente sin digerir, desde el esófago o desde la faringe. Esto puede suceder de forma inmediata post ingestión, tras algunos minutos o pasadas varias horas, siempre y cuando el alimento no haya sido digerido.  A diferencia del vómito, la regurgitación no va acompañada de los signos de náuseas, ni de contracciones abdominales. En la mayoría de los casos, excluyendo la regurgitación voluntaria de la madre para alimentar a los cachorros, este problema suele aparecer como consecuencia de cualquier patología que obstruya la luz del esófago o que afecte el proceso de la deglución, como tumores, traumatismos, cuerpos extraños, úlceras, mega-esófago, parásitos…

Cuando el bloqueo del tránsito del alimento se localiza en la parte posterior de la garganta del animal, o en la parte superior del esófago, la comida sale al exterior casi de forma inmediata. El alimento que es regurgitado desde el esófago superior puede tener forma de “salchicha” y presentarse cubierto por saliva.

Las alteraciones del esófago inferior están relacionados con la regurgitación de alimento sin digerir horas después de la ingesta.

Ante cualquiera de los síntomas comentado, tanto para los vómitos como para la regurgitación, consulta #nolodejesalazar y acude inmediatamente al veterinario.

vomito de gato