GATOS

LA ALIMENTACIÓN DE UNA GATA PREÑADA

Para que una gata preñada tenga camadas repletas de gatitos
sanos, hay que cuidar ,de una forma especial, su alimentación
antes y durante el periodo de gestación. Las gatas necesitan de una forma especial, su alimentación antes y durante el periodo de gestación. Para que mantengas a tu gata feliz antes, durante y después de la gestación, sigue estos consejos.

Así es la gestación de una gata

La gestación de la gata dura alrededor de 2 meses (58-67 días) y posteriormente, al igual que pasa con las personas, comienza el período de lactación. Pasado un mes, los gatitos comenzarán a pasar menos tiempo amamantándose, hasta que por fin se desteten, generalmente a las 12 semanas de vida.

Así pues, la reproducción de la gata comprende cópula,
gestación, parto, lactación y destete
, y sus requerimientos
nutricionales son diferentes durante cada una de estas etapas.

La mejor alimentación en cada etapa
de la gestación

Para tener una gestación adecuada y camadas sanas, las gatas deben estar lo más cercanas a su peso ideal. La desnutrición provocará que los gatitos nazcan bajos de peso y la camada sea poco numerosa.


Por el contrario, la obesidad también causa problemas, desde
camadas pequeñas hasta baja producción de leche

Durante la gestación, la gata necesita un mayor aporte de energía y proteína, así pues, conviene cambiar gradualmente el alimento de la gata, un par de semanas antes de que se produzca la cópula.

A menos que haya un problema de obesidad, durante la gestación y el periodo de lactación se puede dejar el pienso con libre acceso, pues las gatas saben moderar su consumo según sus necesidades.


Lo ideal es siempre combinar alimento seco con alimento húmedo, ya que cada uno le aportará diferentes beneficios.

Unos cuantos días antes del parto, la gata puede perder el apetito.

Además, puede haber otros cambios de comportamiento
normales en esta fase de la gestación.


Cuando los gatitos ya tienen 1 mes, se puede facilitar el destete dándoles un pienso lo más húmedo posible y paulatinamente, ofrecerles un alimento cada vez más seco.


A mamá gata, lo mejor

Recuerda: cuidar el peso antes de la gestación, darle un pienso de la mejor calidad durante la gestación y, con la salvedad del sobrepeso, darle libre acceso al alimento durante la misma y la lactación. Tras el destete, ¡por fin puede volver, gradualmente, a su dieta normal!

#NoLoDejesAlAzar, consulta a tu veterinario.