Cuidados para tu perro

JUEGOS OLFATIVOS PARA TU PERRO

Los juegos de olfato caninos pueden ser de muchas formas. Desde una alfombra olfativa para perros hasta enredados acertijos dignos del mejor sabueso. Pero ¿por qué son importantes los juegos de olfato? Pues bien, nuestros amigos peludos necesitan utilizar sus sentidos perrunos para evitar el aburrimiento y, puesto que el olfato es su sentido principal, debemos suplir con juegos la estimulación olfativa que no obtienen en su vida diaria.

Así que sigue leyendo, pues te vamos a enseñar algunos de los mejores juegos de olfato.

¿Por qué son necesarios los juegos de olfato para perros?

Los perros son seres olfativos que habitan el mundo visual de los humanos. Nuestros amigos peludos, especialmente en la vida que desarrollan en pisos, tienen un acceso limitado a los olores, aunque los saquemos a pasear varias veces al día. Fuera de casa, todo un universo olfativo se presenta ante sus narices, pero los perros no pueden actuar ni tomar decisiones en base a lo que perciben; al fin y al cabo, deben seguir nuestra ruta, adecuarse a nuestros tiempos e indicaciones basados en la vista.

El equivalente humano sería ver el mundo a través de una ventana, pero nunca tener la oportunidad de tomar decisiones o resolver problemas en base a lo que se nos presenta. ¿Verdad que sería frustrante?

Los juegos olfativos le permiten al perro desarrollar sus facultades olfativas y mentales en un escenario simulado con consecuencias reales (usualmente, obtener un premio). Esto les mantiene ocupados, redirige su atención a la resolución de problemas y reduce los comportamientos ociosos u obsesivos.

Uno de los efectos más positivos de los juegos de olfato es que fortalecen la relación perro-humano, aumentando la confianza mutua, la comunicación y, en general, haciendo más placentero y satisfactorio el tiempo que pasamos con nuestros mejores amigos. Esto, a su vez, reduce la probabilidad de ansiedad, comportamientos destructivos y depresión.

Los juegos de olfato para perro consisten en buscar

El olfato del perro es tan refinado que puede detectar olores que son imperceptibles para nosotros. Prácticamente todos los juegos de olfato para perros se basan en buscar un olor y comunicarlo a la persona. Una vez que se aprende esto, el juego se puede hacer tan complicado como uno quiera. Por ejemplo, los perros de rescate, capaces de seguir el rastro de una persona extraviada o de localizar personas en un derrumbe, realmente no hacen más que llevar los juegos de olfato a su máxima expresión; para estos héroes caninos no se trata más que de un juego.

Sin importar cuán avanzados quieras hacer los juegos de olfato para tu perro, vas a usar una orden: «¡busca!».


¿Cómo le enseño a mi perro a buscar comida?

Primero, debes observar a tu perro y determinar cuál es su mayor motivación. Para la mayoría de los perros, se trata de la comida. Algunas razas tienen un amor tan grande por las golosinas que harían cualquier cosa por una chuche, como los Labradores. Otros perros, como los Border Collie y los Malinois, suelen motivarse más con los juguetes, aunque la comida sirve igual de bien para los juegos básicos. El secreto para enseñar a un perro a buscar es premiarlo solo cuando obtiene la respuesta correcta a un acertijo de olfato. ¡Vamos a aprender a hacerlo! Muéstrale un premio a tu perro y ocúltalo en una de tus manos. Extiende ambas manos cerradas hacia tu perro y di «¡busca!». Si tu perro olfatea la mano correcta, dale el premio. Si olfatea la mano incorrecta, ábrela para mostrarle que dentro no había nada, ciérrala de nuevo y dile «¡busca!». Repite hasta que obtenga la respuesta correcta.

Conforme tu perro mejore, espera unos momentos antes de abrir la mano para darle el premio; esto lo motivará a rascar, chillar, mirar la mano correcta con intensidad o dar alguna otra señal de que cree tener la respuesta correcta.

Algunos perros aprenden este juego de inmediato, otros tardan un poco más. ¡Hay que ser pacientes y mantener al perro motivado!

Cuando este juego se vuelva demasiado fácil, el siguiente paso es usar tazas en vez de tus manos. Añade tazas vacías para aumentar la dificultad. Después, cuando esto sea demasiado fácil, esconde el premio en algún lugar cerca de ti. Eventualmente, le podrás pedir a tu perro que busque premios lejos de ti e, incluso, donde tú lo dirijas.


Juegos de olfato para perros

Estos sencillos y básicos pero divertidos juegos consisten en buscar comida y son una gran herramienta si lo que buscas es pasar un buen rato con tu perro o mantenerlo entretenido mientras no estás. En la sección anterior, ya hemos aprendido la orden «¡busca!», que es la base para muchos de los siguientes juegos.

El juego de las chuches ocultas

Este juego consiste en dejar premios (o juguetes) ocultos por toda la casa. Cada día, los premios se ocultan en un lugar distinto. Cuando vuelvas a casa, retira todos las chuches que tu perro no haya encontrado, pero no se las des, ¡oblígalo a esforzarse por sus golosinas!

Si tu perro es de los que no se separa de ti y te atosiga en la puerta cuando quieres salir, usa la señal «¡busca!» para que dirija su atención hacia los premios ocultos en casa.

Alfombra de olfato para perro

Las mantas olfativas para perros sirven para esconder el pienso. Las puedes usar de varias maneras y para varios propósitos.

Uno de sus principales usos es evitar que tu perro coma demasiado o muy rápido. Lo que se hace es darle toda su ración pero a lo largo del día, ya que consumirá su pienso de forma lenta y, a la vez, se entretendrá buscando su comida por la manta.

Sin embargo, la manta olfativa para perros también se puede usar en combinación con juegos. Puedes esconder la alfombra de olfato para aumentar la dificultad colocando en ella una sola golosina que le guste mucho a tu perro. De este modo, pasará un buen rato usando su nariz para obtener su premio favorito.

Hay muchas alfombras de olfato para perros en el mercado. Te recomendamos invertir en una de calidad y que tenga muchos escondites, pues la manta debe presentar un verdadero reto, de lo contrario, tu perro se aburrirá pronto y dejará de prestarle atención a su manta olfativa.

Juguetes-acertijo para perro

Existe una gran variedad de juguetes para perro en los que puedes esconder comida. El perro debe mover una manija, abrir un compartimento o colocar el juguete en la posición correcta para obtener su premio.

Estos juguetes son una buena herramienta para entretener a tu perro pues debe usar su olfato, su inteligencia y sus habilidades táctiles para resolverlo. La única desventaja de estos juguetes es que, una vez que ha cogido algo de práctica, se pueden volver aburridos.

El juego de las cajas

Consigue tres o cuatro cajas. Mientras tu perro está en otra habitación, esconde un premio en una de ellas. Llama a tu perro y dile «¡busca!». Si tu perro te da la señal o trata de abrir una de las cajas incorrectas, dile «no» y repite el «¡busca!». Cuando tu perro señale o trate de abrir la caja correcta, prémialo con un clicker o con la voz («bien», «muy bien» o la señal que uses) y abre la caja para que pueda acceder al premio o dale su juguete favorito si eso lo motiva más.

El juego de las cajas se puede hacer cada vez más complicado añadiendo cajas, aumentando la distancia entre las cajas o colocándolo en un lugar con más distracciones, como un parque.

Juegos de olfato para perros avanzados

Buscar comida es muy divertido en un inicio. Pero, a medida que tu perro va mejorando y los juegos de olfato se convierten en una de sus ocupaciones preferidas, puedes adentrarte en los deportes de olfato. Estos se basan en que el perro busca un olor específico en vez de comida.

Para lograrlo, debes establecer una asociación entre la detección del olor correcto y una recompensa. Usa un olor distintivo, como lo puede ser un par de pañuelos impregnados con unas gotas de aceite esencial. Puedes usar el aroma que más te guste, pero el que sea es muy fácil de detectar para los perros, mientras que, por ejemplo, el pino y el ciprés son más difíciles. Coloca el pañuelo objetivo en una caja y llama a tu perro. Dale a oler el pañuelo muestra y luego di «¡busca!». En el instante en que tu perro te dé la señal sobre el pañuelo objetivo, indícale que ha acertado con un clicker o la voz y dale una chuche o su juguete favorito.

Puede ser que al principio tu perro no comprenda lo que tiene que hacer, ¡ten paciencia!, pero no lo premies hasta que no te dé la señal en el pañuelo objetivo.

Poco a poco, puedes ir aumentando la dificultad. Por ejemplo, esconde el pañuelo en un lugar más alejado de la casa, usa varias cajas o esconde el pañuelo en lata o bote de conservas bien cerrado. También puedes colocar varios señuelos sin olor para confundir a tu perro y —el máximo nivel de dificultad— utilizar varios señuelos con un olor incorrecto y solo uno con el correcto. Lo creas o no, de este modo entrenan a los perros de detección de drogas.

Los juegos del olfato para perros avanzados pueden volverse indistinguibles de las actividades profesionales de búsqueda canina. Por ejemplo, los perros truferos que buscan trufas, los perros de rastreo que buscan personas extraviadas y los perros de rescate que son capaces de detectar a una persona atrapada bajo los escombros en una zona de desastre. El olfato del perro es tan maravilloso que algunos pueden detectar enfermedades en las personas, como hipoglucemia en pacientes diabéticos y algunos cánceres.

Así pues, ¿cómo vas a cultivar el talento olfativo de tu perro? #NoLoDejesAlAzar.

Artículos relacionados

  • LAS RAZAS DE PERROS PEQUEÑOS MÁS COMUNES
    Existen razas de perros pequeños desde tiempos inmemoriales y los hay para todos los gustos y todos los estilos de vida. Así que, si estás pensando en adoptar o recibir uno en casa, sigue leyendo
  • CUIDADOS DEL PERRO TECKEL
    Los Perros Teckel o Dachshund, (también llamados popularmente Salchicha), son unas de las razas de perros más populares en el mundo. Gracias a sus patas cortas y su cuerpo alargado, tienen un aspecto singular y encantador.
  • RAZAS DE PERROS: EL GALGO
    Los galgos son perros de aspecto esbelto y alargado que se usan desde tiempos inmemoriales para cazar liebres, conejos y otras piezas de caza menor, por lo que también se les conoce como lebreles.