Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

Diabetes en perros: causas, síntomas y tratamiento - No lo dejes al azar

DIABETES EN PERROS

diabetes-perros

LA DIABETES EN PERROS

 

La diabetes es una enfermedad que no solamente nos afecta a los humanos; nuestras mascotas también son vulnerables a ella.

Esta patología ataca al sistema endocrino de nuestros amigos peludos y podemos controlarla en gran medida si les proporcionamos el tratamiento y la dieta prescritos por el veterinario.

 

Tipos de diabetes canina

Podemos encontrar los siguientes tipos de diabetes en perros:

  • Diabetes insulinodependiente o Tipo I. En estos casos, la enfermedad surge por una destrucción progresiva de las células beta del páncreas de tu mascota. Esto implica que su cuerpo ya no es capaz de producir insulina y su tolerancia a la glucosa se ve alterada.
  • Diabetes no insulinodependiente o Tipo II. Este trastorno aparece cuando el organismo de tu perro se vuelve resistente a la insulina. Su páncreas puede seguir produciendo insulina a niveles normales; sin embargo, sus tejidos, hígado y músculos son menos sensibles a ella

Esta disminución en la sensibilidad a la insulina puede aparecer por distintos motivos:

  • La obesidad es uno de los principales desencadenantes. En este sentido, la pérdida de peso es fundamental para luchar de manera efectiva frente a la diabetes canina.
  • La predisposición genética, igual que en las personas, es otro factor determinante en el desarrollo de la diabetes en perros.
  • Actividad física. Un estilo de vida sedentario contribuye al aumento de la resistencia a la insulina y desembocar en diabetes Tipo II.
  • Sexo. Aún en las mismas condiciones sanitarias, los machos tienen menor sensibilidad a la insulina que las hembras (30-40%). Esto les hace mucho más vulnerables a la diabetes.
  • Edad. Cuanto mayor sea tu mascota, mayor el riesgo de que padezca diabetes, siendo los perros de más de 7 años de vida los más proclives.

Es importante tener en mente que el control de la diabetes en perros es completamente distinto al que se sigue en medicina humana. Por este motivo, a pesar de estar familiarizados con la enfermedad, ya sea porque la padecemos o porque simplemente la conocemos, seguiremos siempre al pie de la letra las recomendaciones del veterinario.

diabetes-en-perros
nolodejesalazar-diabetes-en-el-perro

Síntomas de la diabetes en perros

Entre los principales síntomas de la diabetes canina, también conocida como la enfermedad de las tres “p”, encontramos:

  • Aumento del apetito y la ingesta de alimento (polifagia).
  • Aumento de las micciones, tanto en frecuencia como en cantidad (poliuria).
  • Aumento del consumo de agua (polidipsia).

Otros síntomas que puede presentar un perro diabético son la pérdida de peso o el aumento de sensibilidad en las extremidades.

Si detectas cualquiera de los síntomas descritos, debes acudir al veterinario lo antes posible para que confirme el diagnóstico. Él realizará todas las analíticas necesarias para detectar  subidas de azúcar en sangre (hiperglucemia) o la presencia de glucosa en la orina (glucosuria), dos condiciones habituales en personas y animales que padecen diabetes.

Tratamiento de la diabetes canina

Una vez confirmado el diagnóstico, debemos tener en cuenta las siguientes precauciones para el tratamiento de la diabetes canina:

 

Fármacos para tratar la diabetes en el perro

El veterinario, tras haber valorado el estado de nuestra mascota, nos proporcionará la solución que más se ajuste a sus necesidades.

Los medicamentos hipoglucémicos como la insulina juegan un papel fundamental en el control de los síntomas de la diabetes canina así como en la normalización de los altos niveles de glucosa en sangre. Aplicando la insulina correctamente se puede lograr que el perro recupere su calidad de vida.

diabetes-perros-nolodejesalazar
no-lo-dejes-al-azar-diabetes-en-el-perro

Alimentación para perros diabéticos

La nutrición es decisiva tanto en el desarrollo de resistencia a la insulina como en la alteración de su producción, de ahí la importancia de educar a nuestros amigos peludos en unas pautas de alimentación adecuadas.

Siguiendo una dieta equilibrada y adaptada a las características de tu mascota (edad, estado, actividad, etc.) podemos reducir la cantidad de insulina necesaria para controlar la enfermedad y mejorar las probabilidades de remisión.

La alimentación de un perro diabético debe permitirnos controlar el sobrepeso del animal, minimizar la estimulación de las células pancreáticas por la glucosa y estimular la secreción de la insulina.

Para reducir el sobrepeso de nuestros mejores amigos, nos decantaremos por una alimentación que permita perder grasa y mantener la masa muscular.

Para tal fin, seguiremos una dieta que cumpla con las siguientes características:

  • Que proporcione el aporte energético suficiente.
  • Que sea baja en grasas y rica en proteínas.
  • Que incluya un aporte de L-carnitina.
  • Administraremos la cantidad diaria que nos haya recomendado nuestro veterinario.

Para poder minimizar la estimulación de las células pancreáticas por la glucosa debemos proporcionar una alimentación con un contenido moderado en almidón y rico en proteína. También procuraremos que las fuentes de alimidón que le proporcionemos al perro sean de asimilación lenta. En este sentido, apostaremos por cereales poco refinados y con bajo indice glucémico como la cebada o el maíz. Asimismo, le proporcionaremos alimentos ricos en fibras dietéticas. La fibra retrasa la absorción de la gluosa, minimiza la glucemia tras la digestión y evita en gran medida la estimulación de las células beta del páncreas.

diabetes-perros
diabetes-perros

Para estimular la secreción de insulina ofreceremos a nuestras mascotas alimentos ricos en aminoácidos como la Arginina, que promueve la producción de insulina endógena.

Como ves, para tratar la diabetes en el perro de una manera efectiva es fundamental la combinación de una dieta y un tratamiento específicos para cada caso. #Nolodejesalazar y consulta siempre a tu veterinario.