Perros

LO QUE DEBES SABER SOBRE LA DESPARASITACIÓN INTERNA EN PERROS

Existen diversos parásitos internos del perro que pueden afectar tanto a su salud como a la del resto de la familia. La base para comprender la importancia de la desparasitación interna en perros es saber a qué parásitos nos enfrentamos y qué síntomas o enfermedades pueden provocar.

desparasitación interna en perros

¿Qué parásitos internos pueden afectar a los perros?

Los parásitos internos del perro se dividen en dos grandes clases, los cestodos y los nematodos.

Cestodos o tenias

Los cestodos son parásitos que se componen de pequeños segmentos (llamados proglótides). Las proglótides forman una especie de cadena que se une al intestino del perro por medio de un segmento especial que cuenta con ganchos o ventosas (escólex). Los cestodos casi siempre tienen un ciclo indirecto, es decir, necesitan un huésped intermedio para sobrevivir. Cuando están en el huésped intermedio, adoptan la forma de quiste o cisticerco.

Por ejemplo, Dypilidium caninum vive como gusano adulto en el intestino del perro. A través de las heces del perro se desprenden proglótides llenas de huevos que servirán de alimento a las larvas de las pulgas, las cuales, ingieren estos huevos dando lugar a cisticercoides que permanecen ahí hasta que la pulga es adulta. Cuando el perro se lame o se rasque con los dientes ingiere pulgas infectadas que liberaran los cisticercoides en el intestino del perro completándose así el ciclo.

Los perros son los huéspedes habituales de estos parásitos, pero las infecciones en personas, sobre todo en los niños, son frecuentes.

Por lo general, suele ser asintomático, es decir, no hay síntomas, pero sí podemos ver alrededor del ano o en las heces de nuestro perro unos puntitos blancos como granos de arroz que son las proglótides del parásito. En el caso de parasitaciones graves, pueden aparecer síntomas como mala calidad del pelo, mala condición corporal (delgado), diarreas, abdomen hinchado…

En el caso de Echinococcus granulosus, viven en el intestino delgado de perros, gatos y zorros, todos ellos animales que actúan como hospedadores finales del gusano adulto. Sin embargo, los animales infestados también pueden contagiar a otros animales (hospedadores intermedios o accidentales), incluidas las personas (huéspedes accidentales), por lo cual este parásito constituye un importante problema de salud pública. Los huevos pueden ser ingeridos por un “hospedador intermedio”, que normalmente es un rumiante (oveja, cabra, vaca) o un roedor formando quistes en diferentes órganos como por ejemplo el hígado. Cuando un perro ingiere dicho quiste, el gusano adulto se desarrolla en el animal, alcanza la madurez y comienza a excretar huevos a través de las heces del animal, completando así el ciclo.

En las personas, estos parásitos pueden causar una grave infección que puede ser mortal: hidatidosis.

parásitos internos perros

Nematodos intestinales

Las Toxocara canis o también llamadas lombrices intestinales son los parásitos internos más comunes en el perro. A diferencia de los cestodos, los nematodos son gusanos redondos y formados por un solo segmento. Además, su ciclo es directo, es decir, no necesitan un huésped intermedio para sobrevivir. Esto quiere decir que un solo perro puede reinfectarse una y otra vez con sus propios parásitos.

Por lo general, las lombrices intestinales no causan síntomas graves. No obstante, cuando no se lleva a cabo un control o desparasitación adecuados, pueden incluso amenazar la vida del perro, ya que pueden causar obstrucciones intestinales.

Los perros que tienen una carga alta de estos parásitos suelen presentar algunos síntomas característicos como mala calidad del pelo, vientre hinchado y picor en el ano. Especialmente en cachorros con infestaciones severas, es común ver a las lombrices en las heces o incluso en los vómitos. Dentro de los huevos del parásito se desarrolla una larva suponiendo un problema para salud pública. Estos huevos suelen ser muy resistentes en el ambiente y, cuando una persona los consume accidentalmente, puede infectarse con el parásito. Además, como el ser humano no es el huésped natural de estos gusanos, las larvas migran erráticamente por los órganos. (Toxocara canis, por ejemplo, puede migrar incluso al ojo y al sistema nervioso). Los huevos de Toxocara spp. suelen encontrarse en lugares público, por lo que uno de los motivos principales para evitar las infestaciones en personas es, además de cumplir con la desparasitación interna de sus perros, también recoger las heces.

Los Ancylostoma o vermes gancho también pertenecen a los nematodos intestinales, pero tienen la característica especial, y es que poseen “bocas” que les permiten adherirse al intestino de los perros e ingerir su sangre.

Como ocurre con la mayoría de los parásitos, las infestaciones leves o moderadas no suelen provocar síntomas. No obstante, en este caso y en infestaciones severas, los perros pueden desarrollar anemia. Al igual que las lombrices, los anquilostomas liberan sus huevos a través de las heces del perro. Sin embargo, las larvas de estos gusanos tienen la capacidad de penetrar en la piel pudiendo causar la enfermedad llamada larva migrans cutánea en personas.

familia besando a sus perros

Gusano del corazón

A pesar de ser un nematodo, el gusano del corazón, Dirofilaria immitis, tiene un ciclo indirecto. El gusano adulto se aloja en el corazón y las arterias pulmonares del perro donde libera pequeñísimos gusanos llamados microfilarias al torrente sanguíneo. Cuando un mosquito se alimenta de la sangre del perro, ingiere estas microfilarias que darán lugar a una larva en el interior del mosquito. Cuando el mosquito vuelve a picar a un perro, le trasmite las larvas que migrarán por el torrente sanguíneo hasta alcanzar el corazón.

Este gusano, por el simple hecho de alojarse en el corazón, amenaza la vida del perro. Además, cuando un mosquito que ha sido infectado pica a una persona, la larva del gusano puede migrar por diversos tejidos y, aunque no afecta al corazón, la migración larvaria de D. immitis suele causar daños en los pulmones.

El gusano del corazón es muy común en ciertas zonas, especialmente en la cuenca del Mediterráneo. No obstante, es una enfermedad que se está diseminando en Europa, en parte gracias al aumento generalizado de la temperaturas o los movimientos de animales. Una vez que el gusano alcanza el corazón, el tratamiento es largo, costoso y de riesgo. Por este motivo, hay prevenir la picadura del mosquito y por tanto que transmita el parásito a nuestro perro e incluso a las personas a través de una adecuada desparasitación interna del perro.

perro en veterinario parasitación

La importancia de la desparasitación interna en perros

Como hemos visto, muchos de los parásitos del perro pueden afectar a las personas. Niños, ancianos y personas inmunodeprimidas son quienes están en mayor riesgo. Por este motivo, es nuestra responsabilidad como familia de perro que somos, hacer todo lo posible para disminuir el riesgo de transmisión, sin olvidar que todo ello forma parte del concepto One Health, es decir, la salud humana, animal y ambiental están íntimamente relacionadas. Al cuidar la salud de tu perro a través de la desparasitación interna ¡proteges la salud de todos los demás! Conocer los riesgos que suponen los parásitos es la mejor forma de entender por qué debemos desparasitar internamente a nuestros perros de manera periódica, idealmente cada 3 meses, pero si hay niños, ancianos o inmunodeprimidos en casa, probablemente tengamos que hacerlo con mayor frecuencia. Hoy contamos con métodos de desparasitación interna altamente efectivos. Así que #NoLoDejesAlAzar y consulta con tu veterinario para llevar la desparasitación de tu perro al día.

Referencias 

Marie, C. y Petri, W. A. (2021) Echinococcosis. MSD Manual. https://www.msdmanuals.com/professional/infectious-diseases/cestodes-tapeworms/echinococcosis

Artículos relacionados

  • MITOS Y REALIDADES DEL ADIESTRAMIENTO CANINO 
    El adiestramiento canino es la aplicación de los principios de aprendizaje animal para que los perros realicen una gran variedad de tareas.
  • LAS RAZAS DE PERROS PEQUEÑOS MÁS COMUNES
    Existen razas de perros pequeños desde tiempos inmemoriales y los hay para todos los gustos y todos los estilos de vida. Así que, si estás pensando en adoptar o recibir uno en casa, sigue leyendo
  • CUIDADOS DEL PERRO TECKEL
    Los Perros Teckel o Dachshund, (también llamados popularmente Salchicha), son unas de las razas de perros más populares en el mundo. Gracias a sus patas cortas y su cuerpo alargado, tienen un aspecto singular y encantador.