GATOS

¿DEBERÍA PREOCUPARME POR LA TOXOPLASMOSIS SI TENGO GATO Y ESTOY EMBARAZADA?

Las mujeres embarazadas pueden estar en riesgo de contraer
toxoplasmosis si comparten su vida con un minino y no se llevan a cabo una serie de precauciones especiales. Es importante conocer cómo funciona la enfermedad y qué posibilidades reales hay de contraerla. Si estás embarazada y asustada, antes de tomar cualquier decisión, lee este artículo. Aquí te explicamos qué es, cómo se contagia y cómo pueden trasmitirla los gatos.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una infección provocada por un pequeño
parásito: llamado Toxoplasma gondii. Éste se encuentra en
diferentes medios, y es capaz de infectar a cualquier animal de
sangre caliente, incluido el hombre. Los gatos pueden
transmitirla, pero no de cualquier manera.

Toxoplasmosis y embarazo

La enfermedad supone un riesgo para las mujeres embarazadas, ya que, si se contagian por primera vez durante la gestación, el feto podría sufrir las consecuencias. Estos problemas van desde severas malformaciones o problemas neurológicos importantes, hasta abortos espontáneos.

Gran parte de la población es seropositiva, es decir, ya ha estado en contacto con el parásito y, por tanto, tiene anticuerpos. Si se contrae por primera vez, suele ser de forma asintomática, o con síntomas leves similares a la gripe. En personas inmunodeprimidas puede ser más grave.

Aun así, la prevención es vital: es importante estar bien informado, conocer cómo nuestro gato puede infectarse por Toxoplasma spp, cómo podemos infectarnos nosotros, y cómo evitar a toda costa temerle a nuestro minino.

¿Cómo puede contraer toxoplasmosis mi gato?

Los felinos que contraen la enfermedad pueden hacerlo de las siguientes formas:

  • Comiendo carne cruda o poco cocinada.
  • Bebiendo aguas estancadas no potables contaminadas
    con el parásito.
  • Mediante una transfusión de sangre proveniente de un
    gato con infección activa.
  • Las gatas preñadas y que padecen toxoplasmosis
    pueden transmitírselo al feto a través de la placenta o
    durante la lactancia.

La enfermedad en gatos es grave y, en casos extremos, puede
llevar a la muerte del animal. Es importante alimentar a los gatos con comida adecuada para ellos, evitando proporcionarles comida cruda. En caso de querer alimentarles con otro tipo de comida, ésta debe ser cocinada a altas temperaturas durante 10 minutos.

Así mismo, es recomendable evitar que salgan de casa sin
supervisión para evitar que cacen y coman carne contaminada. En cualquier caso, es imprescindible consultar con tu veterinario cuál es el tipo de alimentación más adecuada para tu gato y cómo evitar que contraiga esta enfermedad.

¿Cómo puedo contagiarme?

La toxoplasmosis se puede contraer de múltiples formas.
Estas son las más habituales:

  • Si consumes carne cruda o poco cocinada.
  • Si consumes frutas y verduras sin lavar.
  • Realizando trabajos de jardinería o en patios de juegos
    para niños donde la arena está contaminada.
  • Si recibes una transfusión de sangre infectada.
  • Ingiriendo directamente restos de heces de gatos
    infectados por Toxoplasma gondii.

Algo importante a recalcar es que la toxoplasmosis no puede
contraerse si se toca o acaricia a un gato infectado. La muestra es que los veterinarios que tratan frecuentemente con gatos no
presentan una tasa de contagio superior a otros colectivos
profesionales.

Conclusión

Los gatos pueden contraer la enfermedad, pero un gato casero es muy complicado que se infecte. Por otro lado, aunque el gato sea seropositivo, la mujer embarazada puede acariciarlo y convivir con él, teniendo la precaución de que ésta no manipule directamente las heces del gato o el arenero para limpiarlo. Mantener una higiene adecuada como el lavado de manos es siempre recomendable. Además, si una mujer es seropositiva antes de quedarse embarazada, no existirá ningún problema ya que dispone de anticuerpos. Cuando una mujer se queda embarazada, se le realiza por norma una prueba para confirmar este dato. Ante cualquier duda o consulta, ponte siempre en contacto con tu veterinario de confianza.