GATOS

Cuidados imprescindibles para tu gato en primavera

¡Ya está aquí la primavera! Dejamos atrás los meses más fríos y comienza a mejorar el tiempo. Pero con la subida de las temperaturas deberemos adaptar los cuidados que realizamos a nuestro gato.

Cuidados durante la primavera

En primavera tenemos que prestar atención a los riesgos propios de la estación, para que la salud de nuestro gato no se vea afectada.

Alergias

Al igual que nos ocurre a nosotros, los gatos pueden sufrir alergias, por lo que hay que estar atentos a posibles reacciones alérgicas, como la producida por el polen, muy frecuente en primavera. Los principales síntomas son estornudos, tos, picor, enrojecimiento de la piel y en algunos casos puede haber caída del pelo. En este caso, es importante prestar atención a la aparición de los posibles síntomas cuanto antes y pedir consejo a tu veterinario para que pueda darte el tratamiento más adecuado para tu mascota. Un consejo sencillo para cuando estés en casa con tu gato es cerrar bien las ventanas, limpiar y aspirar con mayor frecuencia.

Además del polen, existen muchos otros factores que pueden producir alergia o a nuestro gato. Por ejemplo, algunos tipos de plantas. Es habitual que utilicen las plantas para purgarse o simplemente para jugar y las más dañinas suelen ser de tipo ornamentales como: lirios, hiedra, acebo o algunas plantas con flores. Infórmate acerca de las plantas que tengas en casa y pon fuera de su alcance las que puedan ser peligrosas para su salud.

Peligro de las ventanas abiertas

Conforme aumentan las temperaturas es normal que recurramos con más frecuencia a abrir ventanas en casa. Especialmente las personas que viven en pisos han de ser conscientes del peligro que puede suponer una ventana abierta para un gato. Los gatos por su instinto animal, independientemente de la edad o a lo que estén acostumbrados a hacer en casa, les gusta salir a la calle y saltar a sitios elevados como muebles o ventanas. El problema es si la ventana está abierta, ya que los gatos saltan sin tener en cuenta la altura a la que pueden caer. En el caso de haber peligro de caída lo mejor es poner protección como mosquiteras o mallas, o sino ventilar cuando el animal no se encuentre en la misma habitación, asegurando así la protección de tu mascota.

Parásitos y picaduras

Aunque nuestro gato no salga de casa, existe el riesgo de que pueda contraer parásitos externos, como por ejemplo, pulgas, garrapatas, o pueda ser picado por mosquitos, pudiendo transmitir a nuestras mascotas ciertas enfermedades como la dirofilariosis. Ya os hablamos de la importancia de la prevención en primavera. Deberemos examinar con más frecuencia la piel y el pelo de nuestro gato para detectar a tiempo cualquier parásito o problema de salud y protegerle con productos antiparasitarios, además de seguir con el calendario de desparasitación interna, recomendado por tu veterinario.

Cepillarlo más a menudo

Como ya comentamos en otros artículos anteriores , nuestros gatos necesitan muchos cuidados. Al pasar de una estación fría a una con temperaturas más altas, tu gato se va desprendiendo del pelo del invierno para mudar a un pelo más fino para el verano, dejándolo por toda la casa como en los muebles, en la ropa o en las alfombras. Es recomendable cepillarle el pelo, tanto si es largo como corto, durante esta época de cambio y sobre todo si vives en un lugar con un clima más cálido. Para los gatos con pelo largo se aconseja cepillarle de dos a tres veces al día y para gatos de pelo corto de una a dos veces al día.

Si tu gato es de los que no les gusta que le cepillen siempre puedes usar trucos, como acariciarle muy a menudo a la vez que le cepillas o rascarle la cabeza, hay que hacerlo cuando esté tranquilo y lentamente, de esta forma empezará a asociarlo como algo bueno y será más fácil hacerlo.

Alimentación

Al tener más actividad y más energía tu gato tendrá más hambre y más sed. Puede ser necesario que ahora necesite que le rellenes el comedero y bebedero dos veces al día, asegurándonos de que siempre tiene comida y bebida disponible y sobre todo limpia. Es importante vigilar si al comer o beber lo hace con más ansiedad, en ese caso, acudir al veterinario para poder descartar cualquier otra anomalía.

Durante la primavera, nuestros gatos tienen más energía y están más activos, pero teniendo en cuenta estos consejos sobre su cuidado mejorará su estado general que, junto con una correcta alimentación e hidratación, afectará positivamente también su calidad de pelo, de piel y de otros muchos beneficios para su salud.

Descarga ahora nuestra guía gratuita de enfermedades caninas y aprende como prevenirlas