Cuidar las uñas de mi gato: ¿cómo debo hacerlo?

Las uñas de los gatos, al igual que los bigotes o sus orejas, son una parte fundamental de su organismo. Mantenerlas cuidadas y saneadas es vital para su desarrollo. ¿Pero sabes cómo hacerlo de forma correcta?

¿Para qué usan los gatos sus uñas?

Para los gatos, sus uñas son sus principales herramientas y casi toda la actividad que realizan durante el día implica su uso de alguna forma. Tienen una curiosa característica que comparte con la mayoría de los felinos, son retractiles, lo que significa que las mantienen guardadas y protegidas hasta que las necesiten usar.

Las uñas o garras de los gatos cumplen multitud de funciones y suponen su principal medio de supervivencia.

Hacen uso de ellas para necesidades básicas como su alimentación o ejercicio a través de su instinto de caza. También, como defensa ante posibles ataques.

Además, son útiles para trepar, limpiarse e incluso para tonificar sus músculos, utilizándolas para agarrarse cuando hacen estiramientos, lo que les permite liberar energía y tranquiliizarles. La característica retráctil de las uñas les permite también desplazarse sigilosamente hacia sus presas sin ser descubierto.

Otro de sus usos, y que sufren muchas personas en sus hogares, es el marcaje territorial y el afilado. Cuando un gato afila sus uñas, libera feromonas marcando así su territorio. Forma parte de la naturaleza de los gatos afilarse las uñas, por lo que no debemos en ningún caso regañar o intentar que no lo haga.

¿Cuándo tengo que cortarle las uñas a mi gato?

Dependerá de muchos factores, como la raza, la edad, su estilo de vida, etc. Habrá gatos que necesiten un mayor cuidado que otros, por lo que no existe una periodicidad concreta para cortarle las uñas. Lo normal sería una vez al mes.

Además, también hay que tener en cuenta el método que decidas utilizar para cuidar sus uñas.

Métodos para cuidar las uñas de tu gato.

Como comentábamos, es muy importante cuidar las uñas de los gatos, ya que si crecen en exceso pueden curvarse más de lo normal y provocar infecciones.  Los métodos más recomendables para un buen cuidado de sus uñas son los siguientes:

  • El rascador es parte esencial en el cuidado de las uñas de un gato casero. Existe una gran variedad de tipos, tamaños y formas, por lo que deberás elegir el que mejor se adapte a las necesidades de tu gato, o simplemente el que más le guste. Lo ideal es acostumbrarle a utilizarlo desde pequeño.

Cortarle las uñas, este método es eficaz, pero hay que tener mucho cuidado para no hacerle daño, ya que en la estructura de las uñas hay nervios y vasos sanguíneos y si se cortan le podría causar daños permanentes. Al igual que con los rascadores, lo mejor es acostumbrarles desde pequeños para que lo vean como una práctica habitual y conseguir así que estén tranquilos, evitando movimientos bruscos.

Consejos para cortarle las uñas en casa:

  1. Muy importante elegir un momento de calma para poder empezar, el gato tiene que estar cómodo y tranquilo.
  2. Siéntate a su lado o túmbalo en tu regazo, como esté más a gusto y en la posición en la tú puedas coger sus patas de una forma fácil.
  3. Hay que coger las patas con firmeza y presionar las almohadillas con suavidad para que poco a poco salgan sus uñas.
  4. Una vez fuera, con la otra mano ir cortando cuidadosamente el extremo transparente de la uña y evitar siempre la parte rosada, ya que es donde se encuentran los vasos sanguíneos.

Un consejo: será más fácil si se hace entre dos personas para repartirse las tareas. Puedes premiarle al terminar, así conseguirás que lo asocie como algo positivo y cada vez prestará más predisposición.

Además de aplicar estos métodos hay que acompañarlos con una buena hidratación y alimentación adecuada a sus necesidades, que le ayudará a tener unas uñas bien cuidadas y fuertes. Si tienes alguna duda sobre estos métodos, especialmente en lo relativo a cortarle las uñas a tu gato, te recomendamos consultarlo previamente con tu veterinario.