Salud y bienestar

¿CUANDO LLEVAR A TU GATO AL VETERINARIO?



gato al veterinario

Los gatos suelen ser muy reservados. Por este motivo, puede ser difícil saber si nuestro minino se siente mal o le duele algo. Aquí te decimos cómo detectar si tu gato está enfermo y si debes llevarle al veterinario.

Estas son las 7 señales más importantes que debes tener en cuenta a la hora de considerar llevar a tu gato al veterinario:


1. Accidentes y peleas

Puede parecer obvio pero, si nuestro gato ha sufrido algún percance, es fundamental que acudamos al veterinario, aunque no podamos ver el daño a simple vista. Recuerda que los gatos son bastante reservados y no muestran fácilmente ciertos síntomas.

Cojeras y patrones de marcha anormales también son motivo de revisión, ya que pueden ser signo de un accidente o de alguna otra patología.

2. Cambios de comportamiento

Siempre que haya un cambio de comportamiento, especialmente si ocurre de manera brusca, hay que acudir a un especialista. Por ejemplo, si un gato cariñoso de pronto muestra una actitud más agresiva, puede significar dolor; también, si un gato activo de pronto duerme todo el día, podría estar cursando alguna infección.

tu gato al veterinario

llevar a tu gato al veterinario

3. Dolor al orinar

Los cálculos renales son un problema común en gatos. Si tu minino se queja cuando está en el arenero, pasa mucho tiempo dentro de éste o se muestra inquieto, podría ser una señal que me indica que algo no va bien, y por tanto deberías llevarlo al veterinario.

4. Pérdida o aumento de peso

Conforme los gatos se hacen mayores, disminuye su nivel de actividad y es común que suban un poco de peso. Sin embargo, un aumento notable de peso es motivo suficiente para visitar al veterinario, ya que podría ser consecuencia de alguna enfermedad y será necesario empezar lo antes posible con el tratamiento más adecuado.

Del mismo modo, una pérdida sostenida de peso es un signo también debe preocuparte, ya que podría tratarse de una infección, de un problema dental o de una enfermedad metabólica.


5. Vómitos y diarrea

Los vómitos pueden ser un síntoma relacionado con muchas patologías, desde parásitos internos hasta obstrucciones gastrointestinales. Cuando un gato vomita pelo deberías consultar con tu veterinario.

Al igual que con los vómitos, la diarrea suele ser un signo de enfermedad, en especial si se vuelven frecuentes. La diarrea puede deberse a algo tan simple como un cambio en su alimentación, pero también a problemas más serios como parásitos internos, infecciones, enfermedades del páncreas e incluso cáncer. ¡Acude a tu veterinario!

llevar gato al veterinario

gato al veterinario

6. Dificultad para respirar

La tos, las descargas nasales y respirar por la boca son solo algunos de los signos más frecuentes de enfermedades respiratorias en los gatos. Si aparece alguno de ellos como por ejemplo, cuando un gato respira por la boca, puede tratarse de una patología grave que requiere atención veterinaria.

7. Es hora de una revisión

Por supuesto, el mejor motivo para llevar a tu gato al veterinario es la prevención. Una visita periódica tiene muchos beneficios, como acostumbrar al gato al entorno de la clínica veterinaria y al propio veterinario, prevenir enfermedades, detectarlas a tiempo y hacer una adecuada profiláxis a través de la vacunación y la desparasitación externa e interna.

Así pues, ¡ya lo sabes!, permanece muy atento a estas 7 señales, y tu gato siempre recibirá la atención que necesita.#NoLoDejesAlazar.

Artículos relacionados

  • ¿RESPONDE TU GATO CUANDO LE LLAMAS?
    La emoción te invade cuando decides tener un gatito en casa, pero antes de que éste llegue a tu hogar, deberías haber decidido el nombre. Después de descartar los nombres habituales como «Garfield» o «Simba»
  • TENER UN GATO EN CASA, QUÉ SUPONE
    Si trabajas a media jornada, podrás dedicarle a tu gato el tiempo necesario para que no se sienta solo y tenga contacto social. Además, si tienes jardín, tu gato tenderá a ser más solitario y se las apañará mejor solo.
  • PELIGROS DOMÉSTICOS PARA LOS GATOS
    Vivir con un gato a veces puede ser como vivir con un niño pequeño, son igual de curiosos y quieren explorar cada elemento de la casa y cada mueble. No hay quién vigile sus aventuras