CUIDADOS

Consejos para cuidar el pelo de tu perro durante el cambio de estación

Se suele pensar que el cuidado del pelo de nuestro perro es una cuestión de higiene. Y efectivamente lo es, pero también es una forma de fortalecer la salud de nuestros canes por lo que el cuidado debe ser constante durante todo el año.

Pero es durante los cambios estacionales cuando debemos prestar especial atención a su pelaje, ya que es habitual que veamos un aumento en la caída del pelo de nuestro perro. No debes preocuparte, se trata de un proceso natural conocido como la muda.

Cómo cuidar el pelo de tu perro según la estación del año

Consejos para la primavera

Con la primavera empieza el buen tiempo, lo que hace que se alarguen los paseos, algo muy saludable para nuestras mascotas, pero hay que tener precaución ya que también supone un aumento de las alergias.

Conforme aumentan las temperaturas, los perros se deshacen del exceso de pelaje, lo que les ayudará a mantenerse más frescos durante los meses más cálidos.

Es muy importante implementar una buena rutina y acostumbrarle al cepillado. Durante esta estación es recomendable hacerlo una o dos veces al día, con un cepillo adecuado adaptado al grosor y longitud del pelo, para eliminar el que esté muerto y deshacer enredos, previniendo así de posibles parásitos. 

Además, en esta época hay que aumentar también el número de baños, teniendo en cuenta las características de la raza y tipo de pelaje, eliminando la suciedad. Una vez limpio, hay que secarle con una toalla o con un secador, pero a temperatura suave para evitar que se queme y cepillarle para eliminar el resto de pelo, creando así una rutina.

La muda en primavera suele durar entre una y tres semanas dependiendo del tipo y la cantidad de pelo que tenga.

Consejos para el otoño

El otoño es la época donde empiezan las bajadas de temperatura y los resfriados. Al cuidar el pelo del perro en esta estación le estás protegiendo del frío, viento, lluvia y evitando problemas de salud como la artritis, sobre todo en perros mayores, o infecciones al producirse una bajada de sus defensas.

Junto con la primavera, el otoño es cuando más se produce la muda de pelo. Es recomendable cepillar el perro a diario facilitando la eliminación del pelo y bañarle una vez a la semana, utilizando un champú específico para proteger el PH de su piel pero la frecuencia del baño dependerá del tipo de raza y pelaje que tenga tu perro y por supuesto de la recomendación de tu veterinario. Recuerda, es muy importante secarle bien con la toalla o el secador con temperatura suave evitando que se quede el pelo húmedo e hidratar las almohadillas y nariz con vaselina o con una crema específica para ellos, ya que es una época en la que se les seca bastante y necesitan buena hidratación. 

Consejos para el verano

En los meses de más calor se produce una mayor pérdida de agua y por lo tanto el perro suele estar menos hidratado, por lo que será importante no descuidar el cuidado de su pelo, ya que les ayudará a mantenerse limpios y frescos.

Los perros con un pelaje más largo o semi largo necesitarán más cepillados que los perros con un pelaje corto, ya que tienen un pelo más propenso a enredarse. Un consejo para los perros de pelo corto es refrescarles pasándoles una toalla o paño húmedo por el cuello.

Es importante el corte de pelo, se cree que como hace calor lo mejor es rasurarle para poder refrescarle, pero es un error, hay que cortarlo en función de la cantidad de pelo que tenga evitando que los rayos directos del sol actúen directamente sobre.

Otra forma de mantener un buen cuidado del pelo y refrescarle con los baños, pero siempre vigilando sus oídos, secándoselos para evitar infecciones como la otitis.

Consejos para el invierno

Durante el invierno el pelaje del perro tiene que estar bien cuidado pues es su principal defensa contra el frío, sobre todo los perros con mucho pelo. Además, es una época en la que hay que vigilar más su alimentación ya que el frío hace que aumenten su gasto energético, lo que se traduce en un aumento de su apetito y posiblemente de su peso.

Independientemente del tipo de pelo que tenga tu perro, corto o largo, también en este caso es fundamental para mantenerlo sano. Es importante cepillar el pelo después de un paseo donde se haya mojado, ya que se puede enredar y se estropea más fácilmente. Contar con un chubasquero para perros puede ser una buena opción para ambas partes, a él le proteges bastante de la humedad y tú te ahorras parte del tiempo que empleas en secarle, pudiendo cepillarle directamente. Además, hay que secarle bien las patas, para evitar que las almohadillas estén húmedas y que pueda coger alguna infección.

Respecto a los baños, es importante disminuirlos durante esta época. El pelo de los perros cuenta con unos aceites naturales que les protegen del frio disminuyendo el número de baños se consigue que perduren estos aceites. Además, hay que tener en cuenta que el número de baños depende del pelo de tu perro, si es un perro pequeño y de pelo corto lo ideal es un baño cada mes y medio, si es un perro de raza media grande se puede esperar hasta dos meses aproximadamente.

El corte de pelo durante el invierno no es necesario, es mejor hacer pequeños recortes donde hay exceso de pelo y esperar a cortárselo la próxima estación para evitar que pasen frío con un pelo más corto.

Por último, en invierno, al igual que en otoño, tienen las almohadillas y la nariz secas, es importante hidratárselo bien con un poco de vaselina, que además de nutrirlas.

Con estos consejos y con una buena alimentación, conseguirás que tenga un pelo sano y brillante. Además, hay que tener en cuenta que dependiendo del tipo de perro, puede que necesiten cuidados especiales. En cualquier caso, es recomendable consultar con tu veterinario para que pueda darte las recomendaciones adecuadas para el cuidado de tu perro.