¿CONOCES A LAS PULGAS?

Las pulgas son parásitos que viven sobre la piel y/o el pelo de nuestros perros y gatos. Estos parásitos pertenecen a los insectos succionadores de sangre del Orden Siphonaptera.

Entre los distintos tipos de pulgas con las que nos podemos encontrar, la que con mayor frecuencia suele afectar a perros y gatos es la Ctenocephalides felis, también conocida como pulga del gato. Este parásito puede alimentarse del vital fluido orgánico en cualquier parte del cuerpo de un gran número de animales. Paralelamente, existe la pulga del perro (Ctenocephalides canis), que puede afectar aproximadamente al 10% de los perros. No obstante, ambas pueden ejercer su acción parasitaria sobre el ser humano.

Siempre se ha dicho que la mejor forma de conocer a un individuo es por sus actos, ¿verdad? En este sentido, en las parasitosis por pulgas podemos encontrar dos tipos de acciones relevantes que dependerán de la sensibilidad del animal parasitado a los alérgenos presentes en la saliva de las pulgas:

Animales no sensibles a la saliva de las pulgas

  • Visualización de las pulgas a través del pelaje y sobre la piel del animal.
  • Visualización de excrementos de pulgas.
  • Presentación de anemia en casos de infestación grave.

Animales sensibles a la saliva de las pulgas

  • Se visualizan menos pulgas ya que el animal sensible reacciona de forma más rápida a la picadura, pudiendo desprenderse de un gran número mediante el rascado o el lamido.
  • La acción de la saliva de las pulgas en los animales sensibles puede provocar:
    • Picor/rascado/lamido.
    • Pelo cortado/pérdida de pelo (la alopecia es más manifiesta en la parte posterior de la espalda del animal, en la zona de la grupa)
    • Enrojecimiento, costras, etc.
    • Dermatitis miliar: piel áspera,…
  • Y una de las cuestiones más importantes: las pulgas pueden transmitir otros agentes infecciosos como el Dipylidium caninum. Este es un gusano plano (cestodo) que generalmente produce irritación anal y que en los casos más graves (infestaciones masivas) puede llegar a producir alteraciones intestinales. El contagio con Dipylidium caninum se produce cuando el animal ingiere pulgas que portan formas en desarrollo del cestodo.
  • Asimismo, las pulgas pueden ser las causantes de enfermedades como la bartonellosis o la enfermedad del arañazo del gato y la rickettsiosis entre otras. Estas son patologías de leve gravedad para nuestras mascotas, sin embargo, pueden ser severas para los humanos.

Como ves, es fundamental ofrecerle a tu mascota una prevención antiparasitaria contra las pulgas, no solo por su potencial de acción, sino por su posibilidad de transmisión de otras enfermedades.

Será el veterinario quien, conociendo el estilo de vida de tu mascota (lugares por donde pasea, si vive en el interior o en el exterior de la casa) y valorando su estado de salud, podrá plantear la acción preventiva contra las pulgas que más se ajuste a sus necesidades. Ten en cuenta que en muchas ocasiones, la mejor prevención pasará por la combinación de más de un producto antiparasitario.

#Nolodejesalazar y sigue al pie de la letra los consejos de tu veterinario. De este modo, podrás evitar en la mayor  medida de lo posible el ataque de estos hambrientos parásitos.