Cómo es el comportamiento social de los gatos

El gato doméstico: la incógnita eterna. En realidad, los humanos y los gatos no son tan incompatibles. Pueden lograr convivir juntos si ambos reconocen los beneficios que le aporta el otro. Los beneficios que aporta el gato dependerán completamente de su carácter. Al igual que los humanos, los gatos tienen diferentes definiciones de felicidad. Unos pueden ser muy mimosos, mientras que otros solo aparecen para la excelente cena que les espera después de un día agotador y lleno de aventuras. Esto significa que cada relación humano-felina es única y está determinada únicamente por la naturaleza y el grado de domesticación del gato.

Proceso de domesticación del gato

En comparación con los perros, los gatos tardaron mucho más en darse cuenta de las ventajas de la convivencia humana y han vivido con nosotros desde hace solamente unos pocos miles de años. Los gatos no son como los perros, no están diseñados para vivir en comunidad. Al igual que su antepasado, el gato montés africano, tienden a ser los solitarios del reino animal. Durante siglos, las personas vieron a los gatos como distantes y misteriosos, y ellos han mantenido esta reputación hasta nuestros días.

En Egipto fueron adorados como dioses, y en la Edad Media fueron condenados como consorte de brujas. Ya sea bueno o malo, los amamos. Además, desde hace tiempo se reconoce que los gatos son capaces de tener sentimientos profundos y lazos estrechos. Sin embargo, el grado en que los gatos sienten la necesidad de contacto social con los humanos puede variar mucho. Se dice que la socialización tiene lugar principalmente durante la etapa formativa (los primeros tres meses de vida). Si un gatito aprende a reconocer a los humanos como criaturas adorables durante estas primeras semanas de vida, seguirá confiando en nosotros más adelante. Si un gatito no tiene contacto con humanos durante esta etapa, es poco probable que desarrolle un fuerte apego. Preferirá esconderse debajo del sofá, se sobresaltará con facilidad y frecuencia, y será menos cariñoso.

No deja de ser un felino

A tu gato le gusta ser quien decida cuándo está listo para una caricia. Y si ronronea como una señal de que puedes seguir acariciándolo, es que lo está  al menos esa es la impresión que da. Pero los gatos demuestran numerosos comportamientos, y tenemos que aprender a interpretarlos correctamente. Una cola rígida y alta no suele ser una expresión de alegría, sino más bien una señal de que está dispuesto a tener el contacto inicial. Piensa en un gato en la naturaleza, donde la única forma en que puede llamar la atención en un campo de hierba alta es levantando la cola. Cuando se frota contra sus piernas no es necesariamente una señal de afecto, sino que está buscando atención, generalmente porque quiere algo de comer, o está marcando su territorio.

El ronroneo y las peleas

El ronroneo generalmente puede interpretarse como una señal de que tu gato se siente bien, pero en algún momento, notarás que también hace este sonido en situaciones incómodas, en cuyo caso el ronroneo es simplemente una forma de calmarse.

Las peleas de gatos siguen un ritual innato y sirven para mantener la jerarquía dentro de un territorio. Incluso varios gatos en un hogar se ajustan a una estructura jerárquica. A menudo se mantiene a la fuerza, con el maullido ocasional y el golpe de una pata que refuerza el pacto felino. Puedes identificar esta jerarquía en su propio hogar principalmente a través de pequeños gestos: quién es el primero en el plato de comida o quién consigue el mejor lugar para dormir.

Un humano no es un gato alfa

En comparación con la crianza de un perro, el papel del ser humano para los gatos domésticos no suele ser el de un animal alfa. Tu gato se instala, está feliz de tener compañía, comida gratis, una cama calentita y alivio del dolor cuando está herido o enfermo. Pero una vez más, todo es una cuestión de carácter humano y felino. Claramente, esta amistad especial entre humanos y animales no es una ciencia exacta.

El proceso de socialización de los gatos suele ser algo más complejo que en perros, por eso, es muy importante acostumbrarle desde pequeños a momentos como el de la visita al veterinario, al trato contigo en casa o al uso del transportín. Te dejamos el siguiente post en el que te damos más información al respecto: https://www.nolodejesalazar.es/proceso-socializacion-los-gatos