Salud y bienestar

¿PADECE MI GATO DIABETES?



diabetes felina

La diabetes es una enfermedad grave y que, a diferencia de lo que se puede llegar a pensar, cada vez es más frecuente en gatos. Por desgracia, el desconocimiento sobre la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la diabetes felina puede empeorar la calidad de vida de los gatos que padecen dicha enfermedad. Por eso, en este artículo, encontrarás todo lo que debes saber sobre la diabetes.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes felina, al igual que ocurre con las personas, es una enfermedad que se caracteriza por un exceso de glucosa (azúcar) en la sangre, debido a que el organismo del gato no es capaz de regularlo adecuadamente.


Cómo saber si mi gato padece diabetes

Puede ser difícil saber si tu gato padece diabetes a simple vista, por eso es importante que controles con regularidad los siguientes comportamientos:

• Polidipsia: Es un aumento de la sed y el consumo de agua
• Poliuria: Es un aumento de la cantidad de orina
• Polifagia: Es un aumento de la sensación de hambre y el consumo de comida
• Pérdida de peso
• Apatía

Ante cualquier sospecha, debes acudir a tu veterinario cuanto antes.

diabetes felina

diabetes felina

Prevención de la diabetes

La obesidad es uno de los desencadenantes más habituales de la diabetes en gatos. Por eso, la forma más efectiva de prevenir la posible aparición de esta enfermedad en los gatos es evitando el sobrepeso y favoreciendo una buena condición corporal. El ejercicio, una alimentación adecuada y una óptima hidratación ayudan a que el organismo de tu gato funcione correctamente.

A través de dispositivos inteligentes como Felaqua de Sure PetCare podrás monitorizar la cantidad de agua que bebe tu gato y así detectar cualquier cambio en su comportamiento, ya que puede ser indicio de una enfermedad como la diabetes.


¿Tu gato es diabético?

Si tu veterinario ha confirmado el diagnóstico y tu gato padece diabetes, probablemente tengas que llevar a cabo las siguientes recomendaciones:

  1. Tratamiento con insulina: Para los gatos con Diabetes Mellitus, el tratamiento consiste en administrarle insulina de forma regular. Tu veterinario puede enseñarte tanto a medir los niveles de glucosa de tu gato como a administrarle las inyecciones correspondientes. ¡No te asustes! Hoy en día existe un dispositivo de administración de insulina único para mascotas, Vetpen® que te permitirá administrarle la dosis diaria de insulina a tu mascota de forma más fácil, sencilla, rápida y segura que con las jeringas tradicionales.
  2. Dieta especial para gatos diabéticos: Existe una gran variedad de alimentos para gatos diabéticos, que pueden ayudar a regular su nivel de glucemia. Además, repartir la comida en raciones más
    pequeñas a lo largo del día también le ayudará a controlarlo.

diabetes felina
diabetes felina

Control de la hidratación

Es muy importante realizar un seguimiento del consumo de agua que realiza tu gato, ya que éste es un indicador vital de su estado de salud y en especial de la diabetes. Si tu gato no se encuentra bien y tienes que llevarle al veterinario, una de las primeras preguntas que te harán es si ha estado comiendo o bebiendo de forma diferente a lo habitual, y las cantidades. Con dispositivos
inteligente como Felaqua de Sure PetCare podrás hacerlo de forma fácil y cómoda y además tener un registro diario del mismo.


Artículos relacionados

  • ¿RESPONDE TU GATO CUANDO LE LLAMAS?
    La emoción te invade cuando decides tener un gatito en casa, pero antes de que éste llegue a tu hogar, deberías haber decidido el nombre. Después de descartar los nombres habituales como «Garfield» o «Simba»
  • TENER UN GATO EN CASA, QUÉ SUPONE
    Si trabajas a media jornada, podrás dedicarle a tu gato el tiempo necesario para que no se sienta solo y tenga contacto social. Además, si tienes jardín, tu gato tenderá a ser más solitario y se las apañará mejor solo.
  • PELIGROS DOMÉSTICOS PARA LOS GATOS
    Vivir con un gato a veces puede ser como vivir con un niño pequeño, son igual de curiosos y quieren explorar cada elemento de la casa y cada mueble. No hay quién vigile sus aventuras