Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

¿Cómo evitar el mal aliento en tu perro? – No lo dejes al azar

¿CÓMO EVITAR EL MAL ALIENTO EN TU PERRO?

¿Cómo evitar el mal aliento en tu perro?

¿CÓMO EVITAR EL MAL ALIENTO EN TU PERRO?

 

La halitosis, popularmente conocida como  mal aliento, es una condición que puede afectar a tu perro como  síntoma de otros problemas, sea en su propia cavidad bucal como en su aparato digestivo. En #nolodejesalazar te contamos cuáles son las causas más frecuentes del mal aliento en el perro y algunas claves para ayudarte a prevenirla. Toma nota, ¡qué esto te interesa!

 

Índice de contenidos

  1. Causas del mal aliento en el perro
  2. Problemas derivados de la halitosis canina
  3. ¿Cómo prevenir el mal aliento en el perro?

1. Causas del mal aliento en el perro

 

Es cierto que los perros de edad avanzada, así como las razas pequeñas y las medianas son más propensas a sufrir de mal aliento.

No obstante, por evidente que parezca, no debemos olvidar que el perro no puede cepillarse los dientes por sí mismo. Y que como ser vivo que es, necesita alimentarse para estar saludable. Cada vez que ingiere un alimento, los restos de comida se van acumulando entre sus dientes y a medida que estos residuos se van descomponiendo, el aliento se vuelve desagradable. Igual que nos ocurriría a los humanos si no nos cepillásemos los dientes después de cada comida.

Como responsable de tu mascota, debes tener en cuenta que, en algunos casos, este molesto aliento puede ir acompañado de una infección periodontal que desemboque en problemas de intensidad variada para tu mascota. Ante esta posibilidad, una buena prevención es fundamental.

¿Como evitar el mal aliento en tu perro?
¿Como evitar el mal aliento en tu perro?

Aclarado este punto y tal y como te adelantábamos al principio del artículo, es importante diferenciar cuándo el mal aliento tiene su origen en el aparato digestivo de tu mascota y cuando procede de su cavidad oral.

 

Problemas en el aparato digestivo

Cuando la halitosis aparece como síntoma de problemas en el aparato digestivo, las causas más frecuentes son: presencia de divertículos esofágicos, alteraciones en el proceso digestivo o bien enfermedades metabólicas como la diabetes.

 

Problemas en la cavidad oral

Si el mal aliento tiene su origen en la cavidad bucal de tu mascota, podemos encontrarnos con restos de comida depositados en cualquiera de las estructuras de su boca. Veámoslas una a una con detalle:

  • Película de esmalte. Se trata de una cubierta muy fina que se forma en el diente a base de proteínas procedentes de la saliva y de una secreción que se forma en los surcos de las encías. Aunque esta capa tiene por función la protección de los dientes, a medida que envejece o se deteriora (juegos con palos, piedras, etc.), permite el depósito de bacterias y de placa dental (sarro)
  • Placa dental. La acumulación de bacterias y residuos en la película de esmalte da el pistoletazo de salida a la formación de la placa dental: las bacterias alteran el esmalte, la saliva y las estructuras blandas (encías, lengua, etc.).
  • Materia alba y detritos orales. La materia alba es una sustancia blanda que se compone de distintos elementos presentes en la saliva, células epiteliales de la boca y leucocitos, que son las células que protegen a nuestros amigos peludos de la acción de los agentes infecciosos. Raramente la materia alba se adhiere a la placa. Con respecto a los detritos orales, podemos encontrarnos con restos de comida (algo especialmente habitual en perros que consumen alimento húmedo y/o restos de comida humana), plantas que el perro ingiere durante el paseo o incluso su propio pelaje. Además de producir mal aliento, todos estos detritos facilitan la aparición de otros problemas que pueden poner en riesgo la salud de tu mascota.
¿Como evitar el mal aliento en tu perro?
Como evitar el mal aliento en tu mascota / No lo dejes al azar

2. Problemas derivados de la halitosis canina

 

La halitosis canina es en ocasiones la punta del iceberg de otros problemas de mayor gravedad a los que es conveniente poner solución lo antes posible. Algunos de los más frecuentes son:

  • Infecciones de los tejidos blandos de la cavidad bucal del perro
  • Caída de dientes
  • Dolor al comer, que puede provocar que el animal rechace el alimento o bien solo ingiera alimentos blandos
  • Infecciones secundarias. Está demostrado que los perros con una higiene dental inadecuada tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades de corazón, puesto que los gérmenes presentes en la cavidad bucal viajan a través del torrente sanguíneo pudiendo colonizar órganos adyacentes.

Junto con la halitosis, tu perro puede presentar una serie de síntomas que pueden ayudar a evidenciar trastornos como los anteriormente descritos. Si detectas uno o varios de estos síntomas, es momento de tomar cartas en el asunto y hacer una visita al veterinario:

  • Presencia de sarro.
  • Infecciones en la cavidad oral.
  • Enrojecimiento de las encías.
  • Inflamación y sangrado del borde de las encías.
  • Inestabilidad de las piezas dentales.
  • Pérdida de pieza(s) dental(es).
¿Como evitar el mal aliento en tu perro?
Como evitar el mal aliento en tu perro

3. ¿Cómo prevenir el mal aliento en el perro?

 

La halitosis canina es un problema que puede prevenirse fácilmente desde casa. ¿Quieres saber cómo? Sigue al pie de la letra nuestros consejos:

  • Cepilla la dentadura de tu perro de manera regular. Una correcta higiene dental pasa por el uso del cepillo y pasta dental. Utiliza sólo productos específicamente indicados para perros y que se adapten a la raza y tamaño de tu amigo peludo. Seguir unas pautas adecuadas de higiene dental es igual de importante que el baño o el cepillado del pelo. ¡Acostumbremos a nuestras mascotas desde que llegan al hogar al cepillado de su cavidad bucal!
  • Proporciónale a tu mascota una alimentación equilibrada. El alimento seco es la mejor alternativa puesto que permite una higiene mecánica. Pide consejo a tu veterinario sobre la dieta que más se ajusta a las necesidades de tu mascota.
  • ¡No olvides los snacks dentales! Cada vez es mayor la variedad de premios para tu perro que puedes encontrar en el mercado. Además de ser una sabrosa recompensa a su buen comportamiento, los snacks dentales son el complemento perfecto para preservar la higiene bucal de nuestros mejores amigos.
  • Visita al veterinario al menos una vez al año. Él se encargará de inspeccionar el estado de tu mascota y, de ser necesario, propondrá un protocolo de actuación específico para tu mascota: tratamientos farmacológicos, limpieza dental, recomendaciones nutricionales, etc.