Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

Cuidado de gatos: ¡Ayuda! Mi gato tiene bichos, #nolodejesalazar

¡AYUDA! MI GATO TIENE BICHOS

¡AYUDA! MI GATO TIENE BICHOS

 

¿Sabías que la piel de tu gato puede ser el punto de destino de un gran número de parásitos externos? Por ejemplo, las pulgas en gatos (pulicosis) o los ácaros, provocan multitud de lesiones que ocupan un lugar principal en la dermatología felina.

Debes tener particular cuidado si tu gato convive con otras mascotas o sale del entorno doméstico a menudo. Y, aunque tu gato no salga de casa, existe un riesgo (menor) de infestación por garrapatas. Es muy importante que consultes a tu veterinario para aplicar pipetas para gatos u otro tratamiento adecuado.

Hoy queremos hablarte sobre las enfermedades de la piel originadas por ácaros y pulgas más habituales, síntomas y posible prevención para que sepas cómo proteger a tu gato.

SARNA NOTOÉDRICA

 

Es producida por la acción patógena de un ácaro de la familia de los Sarcóptidos: Notoedres cati. Este parásito habita en el interior de la epidermis, se contagia por contacto directo entre animales sanos y enfermos.

  • Síntomas: Este tipo de sarna comienza en la cara y las orejas, y se presenta con depilación, enrojecimiento, descamación y aparición de costras gruesas. El picor es de intensidad variable (de moderado a intenso).
  • Diagnóstico: La principal prueba diagnóstica es la realización de un raspado cutáneo que se observará posteriormente al microscopio.
  • Tratamiento: Existen varias posibilidades como los baños con champús específicos (queratolíticos), los tratamientos tópicos y la administración de tratamientos inyectables.

SARNA OTODÉCTICA

 

Este tipo de sarna también se conoce con el nombre de otocariosis o sarna auricular. Podemos decir con total seguridad que es la sarna más frecuente en los gatos y que llega a representar entre el 20% y el 30% de las consultas de dermatología felina. En este caso, el ácaro causante pertenece a la familia de los Psoróptidos: Otodectes cynotis. El poder de este ácaro se debe a su acción irritante (química y mecánica) y las posibles reacciones de hipersensibilidad.

  • Síntomas: el principal síntoma es la otitis. En la mayoría de las ocasiones el problema afecta a ambos oídos con enrojecimiento, presencia abundante de cera. El gato sufre unos tremendos picores por los que puede llegar a autolesionarse (erosiones retroauriculares).
  • Diagnóstico: Se realiza mediante el estudio microscópico de muestras de cerumen de los conductos auditivos.
  • Tratamiento: se recomienda el uso de tratamientos locales en las orejas y tratamientos tópicos o inyectables.

DEMODICOSIS

 

Surge por la presencia de ácaros de la familia de los Demodecidos: Demodex cati y Demodex gatoi. Estos ácaros residen en los folículos pilosebáceos (Demodex cati) y en los estratos superficiales de la epidermis (Demodex gatoi). En los gatos adultos la presencia de demodicosis suele asociarse al padecimiento de alguna patología subyacente (Leucemia, inmunodeficiencia, diabetes.)

  • Síntomas: suele localizarse con mayor frecuencia en la cabeza y el cuello del animal, aunque también puede aparecer en el tronco y las extremidades. Se producen depilaciones, descamaciones, úlceras, costras, aumento de la pigmentación. En los gatos persas existe una presentación especial: la seborrea oleosa facial.
  • Diagnóstico: Para evidenciar este problema son necesarios los raspados cutáneos profundos, que nos permitirán la visualización al microscopio de las distintas formas parasitarias. En los casos generalizados de la enfermedad deberán investigarse la existencia de otras enfermedades subyacentes.
  • Tratamiento: Los baños con productos específicos y los tratamientos tópicos o inyectables dan excelentes resultados.

PULICOSIS

 

La mayoría de las infestaciones por pulgas en gatos (95%) son debidas a Ctenocephalides felis felis.

  • Síntomas: Se puede apreciar picor y diversas lesiones en la piel (pápulas y descamación)
  • Diagnóstico: Se basa en la observación de las pulgas y sus excrementos.
  • Tratamiento: Actualmente tratar las infestaciones por pulgas es bastante sencillo gracias al gran número de productos para tal fin que aparecen año tras año en el mercado. Estos fármacos son cada vez más efectivos y menos lesivos para el animal y su entorno.

El control de los parásitos externos es tan importante como una correcta pauta de vacunación. Tienes que confiar en tu veterinario para que te recomiende como proteger mejor a tu minino frente al riesgo que suponen estos peligrosos bichillos.