Has inhabilitado JavaScript.

Esto puede conducir a una funcionalidad reducida y afectar la presentación gráfica de este sitio.
Sin embargo, todo el contenido siempre estará disponible.

Descubre todo sobre la adopción gatos con nuestra guía

Guía para adoptar gatos

adopción de gatos

GUÍA PARA ADOPTAR GATOS

 

¿Eres amante de los gatos y estás pensando en incorporar un nuevo miembro a tu familia? ¿Sabías que en España se abandonan cerca de 140.000 gatos al año? Si lo sabes y crees que es mejor adoptar, has llegado al lugar adecuado 🙂

Antes de entrar en materia, es fundamental que a la hora de adoptar a un gato tengas muy presente que la adopción hace referencia al acto responsable de dar cobijo a un animal procedente de una entidad protectora.

Con frecuencia, nos traemos a casa a pequeños felinos que encontramos deambulando por la calle sin cuestionarnos si estamos haciéndole un favor o no al animal. Puede ser, por ejemplo, que el gatito se haya despistado de su entorno familiar y no sea capaz de regresar a la colonia en la que vive. Si realmente queremos ayudar a estos animales, lo que deberíamos hacer antes de quedarnos con ellos es avisar a la entidad de protección más cercana indicándoles el lugar donde los hemos localizado.

Sin lugar a dudas, adoptar gatos en entidades de protección es la elección más inteligente. Los animales que encontrarás allí, por norma general, son sometidos a pruebas de leucemia e inmunodeficiencia, además de estar debidamente vacunados y desparasitados. Otro factor importante a tener en cuenta es que los animales suelen entregarse esterilizados o bien se acuerda con el nuevo propietario realizar esta intervención si no ha sido efectuada previamente.

 

¿Cómo elijo el gato adecuado?

 

Existen múltiples factores que deberás considerar de cara a adoptar gatos. Aunque es importante que puedas observar cómo se comporta el felino en su entorno, el asesoramiento por parte del personal de la entidad protectora facilitará enormemente la labor de elección y adecuación del animal a tu hogar. En la entidad de protección conocen perfectamente el carácter de estos animales (cuál es más o menos tímido, cual presenta algún problema de comportamiento, etc.) Al fin y al cabo, ellos serán los primeros interesados en asegurarse de que el gato encuentra un hogar definitivo y que la elección, sea perfecta.

Cuando observemos a los felinos lo mejor es que nos agachemos o que nos sentemos en el suelo, que extendamos una mano hacia ellos y comprobemos su actuación. Es preferible que sean ellos quienes manifiesten sus intenciones y miedos, y que nosotros seamos prácticamente “estatuas de cera” en espera de datos.

Si el animal se acerca a nosotros, se toca o se frota con la mano es una excelente señal pues se trata de una forma de comunicación amigable. Su contacto con nosotros, con nuestra mano, o nuestro cuerpo con su frente, cara o costado son los gestos más positivos que nos pueden mostrar.

Sin embargo, si observamos que el gato se frota con objetos presentes en la habitación, cómo las patas de la mesa,  puede indicarnos que el gato está intranquilo con nuestra presencia y por eso se desvía a frotarse con otros elementos. No obstante, es muy probable que en cuestión de minutos el animal termine acercándose a nosotros.

adopción gato
gato adoptar

El hecho de que ciertos animales se mantengan alejados, tratando de pasar desapercibidos ante nuestra presencia, no debería ser motivo suficiente como para descartar su adopción. En estos casos, debemos preguntar al personal de la entidad protectora si la conducta es habitual en el felino o simplemente se debe a la entrada de una persona desconocida. Al fin y al cabo, los animales, al igual que las personas, tienen derecho a una oportunidad ¿no?

Una vez hayamos observado con detenimiento el comportamiento del animal y hayamos comentado con el personal aspectos como nuestro estilo de vida o el número de familiares que residen en nuestro hogar, estaremos en condiciones de formalizar la adopción.

 

¿Cómo conocer el estado de salud del gato?

 

A la hora de adoptar gatos, las entidades de protección responsables te informarán de manera detallada sobre el estado sanitario en el que se encuentran los animales. No obstante, no está de más tener en cuenta los siguientes temas, que son indicativos de que nuestro nuevo compañero goza de buena salud:

  1. El animal está despierto, atento y muestra interés por lo que sucede en su entorno. Su aspecto general debe ser dinámico y espabilado.
  2. El animal tiene un cuerpo compacto, lo que indica un buen estado de nutrición.
  3. Su pelo está limpio y suave. Sin caspa, ni zonas sin pelo.
  4. Sus ojos están brillantes y limpios. Sin legañas u otras secreciones.
  5. Sus oídos no muestran secreciones, suciedad, heridas o zonas sin pelo. El rascado frecuente de las orejas suele ser el principio de un problema de salud.
  6. Su nariz no presenta secreciones (mocos), ni produce estornudos.
  7. La zona que rodea el ano no contiene restos de heces, lo que permite descartar la existencia de diarreas en el animal.
  8. Sus dientes están limpios y sus encías sonrosadas.
  9. Sus extremidades son firmes, flexibles y compactas. Esto permite un correcto apoyo, la marcha y la carrera. Es fundamental que el animal no presente deformaciones, abultamientos, ni dolores articulares.
  10. Asegúrate de que las desparasitaciones, las vacunaciones y las analíticas específicas han sido realizadas (leucemia, inmunodeficiencia) y figuran en una cartilla veterinaria sellada y/o firmada por un veterinario colegiado.

Si tienes cualquier duda, una vez hayas adoptado al animal, consulta #nolodejesalazar y a tu veterinario.

adoptar gato